Rejuvenecimiento con plasma rico en plaquetas (PRP)

TRATAMIENTO MÉDICO

Este tratamiento restitutivo permite tratar el envejecimiento de la piel, utilizando esta sustancia que fabrica nuestro propio cuerpo y que produce una auténtica regeneración de las células.

¿Qué es el Plasma rico en plaquetas (PRP)?

El plasma rico en plaquetas es una sustancia biológica fabricada por nuestro organismo, libre de químicos y exenta de riesgos, que se aplica en pieles maduras que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes con marcas de acné. El plasma rico en plaquetas se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre. Se aplica en la piel por medio de pequeñas inyecciones.

¿Qué beneficios aporta el PRP a la piel?

  • Activa funciones cutáneas necesarias para la piel.
  • Estimula producción colágeno y elastina.
  • Las plaquetas activan regeneración celular.
  • Plasma natural extraído del propio paciente.
  • Aumenta, luminosidad el grosor y recupera elasticidad de la piel.
  • Mejora la coloración de la piel.
  • Disminución arrugas finas y líneas de expresión.
  • Facilita la renovación de las células de la piel.
  • No produce alergias, rechazo, ni efectos secundarios.
  • Restaura la vitalidad cutánea, aumentando su grosor y recuperando la consistencia elástica.

Pasos del tratamiento de plasma rico en plaquetas

Este tratamiento consta de 3 pasos:

  • Extracción de sangre: se procede a la desinfección de la zona donde se va a realizar la extracción.
  • Preferiblemente del antebrazo. Se coloca previamente banda elástica para restringir la circulación venosa y así facilitar la extracción. Una vez obtenida la muestra, se retira la banda elástica antes de retirar la aguja para restablecer la circulación. Tiempo estimado: 5-10 min.
  • Centrifugado: una vez obtenida la muestra se procede a su centrifugación a 2800 – 3100 rpm durante 9-10 min. Al finalizar la centrifugación tenemos ya la muestra preparada para su activación.
  • Aplicación del PRP: el PRP se puede inyectar a nivel intradérmico mediante microinyecciones, donde abundan las células funcionales de la piel, las cantidades sobrantes de PRP se pueden inyectar a modo de nappage en la epidermis para estimular las células epidérmicas. De todos modos, las zonas y la profundidad de inyección dependen de la patología a tratar o del efecto deseado.